jueves, 6 de octubre de 2016

LA PRODUCCIÓN Y SUS EXPECTATIVAS.



Jheny Bolaños Claros
La producción es un concepto que hace parte de los temas centrales de la teoría general, la producción busca satisfacer una necesidad del consumidor y de esa manera aparece como una variable relevante para explicar la producción del consumo. Si se quisiera buscar una variable que tuviera un gran significado económico esa variable seria el consumo. El consumo es lo que finalmente le da el sentido  a toda actividad económica, por ejemplo los usos del PIB, sin duda alguna por peso porcentual, el componente más importante es el consumo, pues creería que esta variable pesaría entre un  60%  o 70% del PIB, lo cual nos dice de esta manera que el mercado interno es más importante que cualquier otra variable con la que se mide la economía. La producción encuentra su sentido en el consumo, cuando Keynes plantea las expectativas de algún modo introduce también el concepto de riesgo, pues se entienden que las expectativas son generadas por lo que se puede llegar a esperar en el futuro, en el ámbito económico estas son muy importantes ya que rigen el comportamiento de los inversionistas.
Hay que pensar cuál es la actitud del productor frente al consumo de las mercancías de los bienes que puede llegar a producir, teniendo en cuenta que la producción toma un tiempo y eso es en estricto sentido cierto porque  el análisis no se puede hacer en sentido estricto cuando se habla de producción en el corto plazo, porque en el corto plazo se puede asumir razonablemente que la producción tiende a permanecer constante, los cambios de producción solo se pueden analizar  a partir del mediano y largo plazo. En el mediano plazo se impone que algunos aspectos de la producción pueden haberse modificado, mientras que en el largo plazo se puede asumir que toda la producción ha cambiado.
En esos términos, La producción toma tiempo, el cual genera incertidumbre que es inevitable y es considerada como un elemento constitutivo del mundo, si pudiéramos conocer el futuro entonces no existiría la incertidumbre, por lo tanto se establece que la incertidumbre existe en la medida en la que no se puede conocer el futuro de manera perfecta, de manera total y entonces no hay una forma de evitar totalmente la incertidumbre , y desde el ámbito económico esta nos dirige al riesgo, el cual se vuelve un elemento estructural de la teoría económica y las expectativas podríamos decir que están vinculadas tanto a la incertidumbre como al riesgo. En términos de incertidumbre cualquier actividad humana está influenciada por ella, por ejemplo la estadística el cual no tiene un modelo que nos del 100% de las probabilidades aseguradas ya que eso no tendría ningún sentido porque no se conoce el futuro. En ese sentido la economía es no es del todo predecible, pues involucra incertidumbre, debido a que hay muchas variables explicativas de los fenómenos económicos.
La incertidumbre genera riesgo y ese es el problema central de los productores, podríamos decir que hoy en día se podrían tomar elementos que en su momento Keynes no tiene en cuenta para el manejo del riesgo, de tal forma  que lo que se produce  se pueda vender de forma efectiva, porque como anteriormente decíamos el consumo es donde finalmente la producción encuentra su sentido. La producción carece de sentido si no está relacionada con el consumo. La producción es un medio de obtención de ganancias en el capitalismo siempre y cuando se concrete el consumo y en el capitalismo lo único que se produce es aquello que se consume, puesto que no existe ningún sentido producir algo que no se va a consumir, luego,  la variable determinante del sistema es el consumo. Pero en el tiempo de Keynes no estaban desarrolladas muchas herramientas para tratar de disminuir el riesgo, hoy en día las herramientas que se deberían considerar para el tratamiento de la producción y las expectativas son aquellas que  logren disminuir el riesgo, pues los productores generalmente producen una cantidad de bienes o servicios sin tener seguridad que se va a hacer efectivo su venta. Entonces hoy en día existen herramientas, las cuales no existían en la época de Keynes, y las cuales hoy nos facilitan y nos ayudan a disminuir de cierta manera o en un gran porcentaje el riesgo, no lo eliminan del todo, pero si logran llevarlo a niveles manejables.
Entre las herramientas utilizadas podemos encontrar Los estudios de factibilidad, los cuales,  aunque  no es posible eliminar en total los riesgos del mercado con estos estudios,  es evidente que posiblemente en gran medida los hacen más manejables, es decir que estos estudios de factibilidad de los proyectos de inversión son una forma de  reducir en gran medida el riesgo.[1] Del estudio de factibilidad se puede esperar: o abandonar el proyecto por no encontrarlo suficientemente viable, conveniente u oportuno; o mejorarlo, elaborando un diseño definitivo, teniendo en cuenta las sugerencias y modificaciones que surgirán de los analistas representantes de las alternas fuentes de financiación, o de funcionarios estatales de planeación en los diferentes niveles, nacional, sectorial, regional, local o empresarial. En consecuencia, los objetivos de cualquier estudio de factibilidad se pueden resumir en los siguientes términos: Verificación de la existencia de un mercado potencial o de una necesidad no satisfecha; Demostración de la viabilidad técnica y la disponibilidad de los recursos humanos, materiales, administrativos y financieros; Corroboración de las ventajas desde el punto de vista financiero, económico, social o ambiental de asignar recursos hacia la producción de un bien o la prestación de un servicio. En términos generales la estructura de un estudio de factibilidad, sería un estudio de mercado una vez que se llega a lo que podríamos llegar al diagnóstico, luego la formulación y luego la evaluación.


2 comentarios:

  1. Es claro que el consumo es muy importante en la economía, pero por ello tampoco debemos olvidar las otras variables. El texto también nos intenta dar esa perspectiva y me hizo pensar varias cosas, pues nos dice si el consumo es muy importante pero mirad que también es importante la producción, donde se da algo que no debemos pasar por alto que son las expectativas, es decir, que lo que lleva al empresario a producir uno u otro bien son sus expectativas, aquí yo añadiría que serían a corto y a largo plazo pues a corto plazo nos referimos según la teoría keynesiana a las previsiones que hace el empresario respecto a lo que los consumidores pueden pagar y a largo plazo serían las previsiones de ganancias. Recordemos que de igual forma estas expectativas definen el volumen de ocupación que los empresarios están dispuestos a ofrecer, pues Keynes nos dirá que variaciones en las expectativas nos producen también variaciones en la ocupación, no solo en el presente sino también del futuro, además que las decisiones que el empresario toma al día de hoy corresponden no solo a su expectativas del presente y del futuro sino también son una respuesta a unas expectativas que tuvo en el pasado. En este punto creo que es bueno mencionar que lo que hace distinta a la teoría de precios propuesta por Keynes de las propuestas por los clásicos, que como sabemos tienen tres teorías de precios:
    1. Precios definidos por el mercado, libre juego de oferta y demanda.
    2. Precios definidos por los costos de producción.
    3. Precios definidos por la teoría cuantitativa de precios.
    Es que los precios en la economía son determinados por los empresarios teniendo en cuenta el rendimiento que se espera sobre el volumen de producción existente, teniendo en ceteris paribus el equipo productor u la tecnología, tomando lo que se dice en el texto el escenario de corto plazo, por lo tanto las variaciones en la producción se miden con referencia a las variaciones en el nivel de ocupación del equipo productor existente. Keynes nos dirá sea Zr el rendimiento cuya expectativa motiva nivel de ocupación Nr, es decir, los empresarios esperan recibir un rendimiento y dado ese rendimiento contratan un nivel de ocupación Nr, entonces la relación existente entre la ocupación y la producción es tal que la ocupación Nr da un volumen de producción Or, que en simple tendremos que los precios son igual a Zr/Or.
    De esta forma vemos como las expectativas del empresario son también muy importantes y que como se nos dice en el texto lo empresarios tienen que arriesgar porque a corto plazo las cosas son más sencillas de controlar pero a mediano o largo plazo se nos pueden ir de las manos, por ello se han ido generando herramientas para la disminución del riesgo y que claramente es bueno porque tendera a ser certero en sus decisiones y terminará de una u otra forma siendo beneficioso para la economía.
    Algo que me llama la atención es que leyendo la parte en la que se dice que las producción encuentra su sentido en el consumo, me envía directamente a los clásicos donde muy obstinadamente defienden la Ley de Say donde toda oferta crea su propia demanda, y es que si nos damos cuenta con el problema de demanda efectiva por insuficiencia de esta, es normal como se expone en el texto que los empresarios tengan incertidumbre, pues ya de ante mano pueden dilucidar que existe la propensión al consumo y todo lo que esta implica, o quizás no, pero de lo que si estamos seguros es que un empresario de corte clásico seguirá pensando que todo lo que produzca se le va a vender completamente pues se ceñirá a simple Ley de Say.


    ResponderEliminar
  2. Como seres humanos debemos buscar un equilibrio entre la vida, la producción, la distribución y el consumo, es así como quiero enfatizar en los planteamientos en donde la autora se refiere a la producción y por ende al consumo. La producción la podemos definir como un Proceso por medio del cual se crean los bienes y servicios en otras palabras es la actividad principal de cualquier sistema económico que está organizado precisamente para producir, distribuir y consumir bienes y servicios. De este modo la producción juega un papel importante dentro de los agentes económicos, especialmente en las empresas que tiene como objetivo combinar capital y trabajo con el propósito de producir bienes o servicios para ser ofrecidos en el mercado y por ende lograr un beneficio. Keynes plantea que los empresarios tienen que hacer previsiones sobre lo que los consumidores pueden pagarle, las expectativas de ellos giran en torno al precio y a la ganancia, la primera es lo que espera obtener de su producción terminada en un periodo de corto plazo y la segunda es lo que espera ganar como rendimiento futuro a largo plazo. El empresario se enfrenta al mercado tal como lo señala la autora con cierta incertidumbre y expectativas en cuanto a lo que le pueda ofrecer el proceso productivo, en algunas contextos tendrá que adaptarse al mercado para mantenerse en este y tomar decisiones en cuanto a su producción de acuerdo al rendimiento que esperan obtener, además de hacer adiciones al equipo productor, es decir las nuevas inversiones que se realizan en el mercado que corresponderán a un determinado nivel de ocupación . De esta forma argumento que las expectativas en el empresario siempre estarán presentes sin importar en el contexto en el que se encuentre ya que estamos en una economía en movimiento, que es dinámica y no podemos pretender que el empresario tenga certeza cuando se enfrente al mercado en donde las acciones económicas generalmente depende del comportamiento del futuro.

    ResponderEliminar